En vez de decir (y no cumplir) metas de fin año – mejor hacer esto

Mejor no decir que nos vamos a poner en forma el próximo año.
Mejor no decir que vamos a abandonar el pan.

Les ofrezco la antítesis de crear metas de fin de año. 

Mejor miramos qué hay y aprendemos a sostenerlo con cariño, como si fuera suficiente. Como si respirar una vida humana hoy fuera, en sí, el milagro; como si fuera un cimiento bueno y suficiente.

¿Por qué importa? 
Porque declarar metas que no cumplimos es perjudicial para la reputación que creamos con nosotras mismas.
Porque si lo que tienen ahora no es suficiente, lo que viene tampoco lo será.

Es el arte más elusivo y exquisito: encontrar satisfacción con lo que hay.

Curiosamente, semejante lugar de contemplación y gratitud siembra semillas para el futuro.


Leave a Reply