Si tu hija(o) está ansiosa con el dulce…

Si ves a tu hija descontrolada y ansiosa con el dulce, no te enfoques en el dulce, ayúdale a conocer y gestionar la emoción que está debajo.

Si te enfocas en el dulce, ambas pierden la oportunidad de penetrar el mundo emocional y de aprender de él.

Si te enfocas en el dulce, paradójicamente, el dulce toma más fuerza.

No culpes al dulce.

Y no creas que la restricción, los castigos o los sermones son la solución.

Concéntrate en observar la ansiedad de frente. Interviene ahí.

No será fácil porque tendrás que penetrar tu propia ansiedad. 

Tendrás que indagar en por qué ambas están luchando con el presente e instalándose en el futuro; tendrás que encontrar recursos para sentirte cómoda en tu cuerpo y navegar con ella la turbulencia de quererse ir del ahora, y buscar alivio.


Leave a Reply